Un barco de más de medio siglo es el ganador absoluto de la 36ª Ruta de la Sal

Celeste di Mare
El Celeste di Mare en la salida desde Denia. Foto: Guillermo Baixauli

La 36ª edición de La Ruta de la Sal Rumbo Ibiza dejó como ganador absoluto al Celeste di Mare del armador Amador Magrané, del Real Club Náutico Port de Pollença, confirmó lo que siempre se ha dicho sobre la característica diferencial de esta regata de altura mediterránea: la importancia de la afición, el tesón, la preparación, la coordinación y la experiencia de la tripulación por encima de la antigüedad o eslora del barco.

Se trata  un velero de solo 9,53 metros de eslora y 53 años de historia, que ganaba la Versión Este que partía dede Denia. El Celeste di Mare, diseñado por Sparkman & Stephens y construido en 1971, fue recientemente restaurado por su propio armador y ha participado en regatas de barcos clásicos el pasado verano. A pesar de su tamaño modesto, este velero logró la primera gran victoria de su renovada vida en La Ruta de la Sal. Junto con el X302 Ascalo de Beatriz Dominguez, fue uno de los dos únicos barcos de la flota participante en la versión Denia con una eslora inferior a los 10 metros.

Recorrido por la costa del Garraf

Mientras tanto, la borrasca Nelson afectó de lleno la versión Barcelona de la regata, obligando a aplazar la salida debido al oleaje y las variaciones en el calado en la bocana del puerto. Finalmente, tras varios aplazamientos, la flota pudo zarpar el sábado 30 con un recorrido alternativo recortado frente a las costas del Garraf, en lugar de dirigirse a Ibiza debido a las previsiones de vientos fuertes.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí