Orient Express Racing Team ya navega en aguas de Barcelona

El desafío francés era el último que faltaba por saltar al ruedo de la ciudad condal

Orient Express
El Orient Express Racing Team ya navega en aguas catalanas.

La base del Orient Express Racing Team, situada en el extremo oeste del Port Vell, se ha convertido esta semana en una base operativa con la primera navegación de su nuevo AC40, que luce una llamativa decoración azul y dorada a juego con el talento de los regatistas a bordo.

El aniversario de la primera edición de lo que se convertiría en la America’s Cup, en 1851, era el día idóneo para la botadura: la historia estaba por todas partes.

Quentin Delapierre y Kevin Peponnet han tomado las riendas del AC40, apoyados por los trimmers/controladores de vuelo Matthieu Vandamme y Jason Saunders en una corta sesión con poco viento frente a la playa, donde el actual patrón meteorológico de temperaturas muy altas en tierra y una zona de transición alrededor del área de Barcelona atrapada entre dos sistemas meteorológicos ha provocado un estado del mar casi cristalino, con brisas por debajo de lo normal.

Sin desanimarse, el equipo lanzó el barco al agua y colocó las velas en su sitio por la mañana entre aplausos del equipo de tierra, la dirección y los aficionados, mientras los regatistas y los equipos técnicos se familiarizaban con los protocolos de botadura y los ajustes del aparejo antes de salir del Port Vell para intentar cazar algunos céfiros tardíos y empezar a volar.

Las velas One Design se izaron con el J1 más grande al frente y un remolque rápido fuera del puerto y a lo largo de la Barceloneta dio a la tripulación tiempo suficiente para ajustar los foils (hidroalas) antes de que el cabo se tensara y comenzara un nuevo capítulo en la vela francesa.

Nada más empezar, los regatistas franceses se sintieron cómodos y tuvieron la brisa suficiente para mantener el vuelo en el monocasco una vez liberados de la semirrígida. Navegando con el piloto automático, empezaron a aprender los matices, introduciendo a veces un poco de escora en barlovento y jugando con la altura de navegación. Fueron sólo unos pocos tramos, pero el significado fue enorme. Francia ha vuelto a lo más alto.

Después, un radiante Quentin Delapierre acudió a la entrevista de reconocimiento conjunto, lleno de entusiasmo pero con un mensaje claro para el equipo: «Tenemos que ir paso a paso, ir día a día y resolver los problemas, encontrar ideas, las nuevas ideas serán útiles, y no quiero que el equipo se precipite e intente alcanzar a los demás porque tenemos muchas sesiones de navegación por delante y tenemos que hacerlo simple, centrarnos en lo esencial y hacerlo realidad en Vilanova (i la Geltrú) con el barco en buena forma y capaz de competir en las regatas de Vilanova».

Hablando de lo que sintió al estar a bordo del AC40 del Orient Express Racing Team, Quentin añadió: «Sí, la verdad es que me sentí muy bien. Ha pasado una semana y media desde que recibimos el AC40, y el equipo ha hecho un gran esfuerzo para ponerlo en marcha y resolver el pequeño problema que teníamos, así que hoy me he sentido muy bien al navegar con el barco… Hoy me ha sorprendido, el agua estaba muy plana pero también muy ligera, así que hemos podido navegar con el foil, con la semirrígida remolcando el barco, y la sensación a bordo ha sido muy buena, pero sé que en Barcelona no será igual todos los días, tendremos olas picadas y algo de oleaje, así que tenemos que estar preparados para esas condiciones, pero estoy muy impresionado con el piloto automático, nunca había visto algo así, el barco estaba muy estable, y sí, muy impresionado».

El Orient Express Team está deseando acumular tantas horas de navegación como sea posible para reducir la diferencia de experiencia con los demás equipos y, como dijo Quentin, las próximas semanas serán intensas: «Necesitamos muchas sesiones de navegación para sentirnos bien con el barco, con las sensaciones y la actitud. Sí, creo que la semana que viene y esta habrá muchas sesiones de navegación».

Francia en la America’s Cup

La historia de Francia en la America’s Cup se remonta a julio de 1851, un mes antes de la primera regata alrededor de la Isla de Wight, el 22 de agosto de 1851. El yate «America» fue equipado en un astillero gubernamental de Le Havre antes de zarpar para derrotar a lo mejor de la flota británica.

Sin embargo, no fue hasta 1968 cuando el imprevisible Barón Bich comenzó a involucrarse en la competición, aunque esperó hasta 1970 para lanzar el primer desafío bajo la bandera tricolor de Francia. Los desafíos franceses se sucedieron durante la era de los 12 metros, la generación de la IACC y los catamaranes de Bermudas.

En 2021, los franceses decidieron no participar, pero ahora regresan con un desafío emocionante, joven y muy decidido que busca salvar la brecha de experiencia en el evento de vela más importante y ganar regatas por el camino.

Dirigido por Stephan Kandler, el Orient Express Racing Team no se hace ilusiones sobre lo difícil que será ser competitivo en la próxima Regata Preliminar de Vilanova i La Geltrú, pero los franceses tienen fama de ser de los mejores regatistas del mundo y con la actual generación de talentos apoyados por experimentados jefes de equipo como Franck Cammas, la curva de aprendizaje será pronunciada pero gratificante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí